jueves, 30 de julio de 2015

Los jueves relato: LAS EDADES DEL ALMA

Aquí esta mi participación de esta semana en los relatos jueveros. Convoca en esta ocasión Maribel Lirio con el tema "Las edades del alma". En su blog Soliluna podeís ver el resto de relatos participantes. 

Pediros disculpas por reeditar un texto antiguo y por no adaptarme demasiado al tema.
Aún así, espero que os guste. 

P.D.: No es mi cumpleaños

¿DESEOS CUMPLIDOS?
Reeditado

Hoy es mi cumpleaños y estoy feliz. Hace ya un año que todo cambio. Aquel día en que formulé mi primer deseo y supe lo afortunado que era al ver como se hacía realidad, al comprender que todo lo que deseara se haría realidad y... la gran responsabilidad que esto implicaba.

¡Que jamás vuelva a morir un niño de hambre en ninguna parte del mundo! —desee—, y desde entonces todas las naciones del mundo aumentaron, a pesar de que la economía de muchos de ellos estuviera en crisis, la ayuda humanitaria. Se ayudó a desarrollar la producción de productos básicos y se invirtió en modelos de crecimiento sostenible. Se condonó la deuda de los países más pobres... Nadie creía que aquel milagro pudiera estar sucediendo.

Y ahora debo pensar en otro deseo, pero no sé que es prioritario, queda tanto por hacer...



Las almas se agolpaban en aquella puerta de salida. En lo alto, en letras doradas, rezaba el siguiente mensaje: “Existencia Terrenal”.

Los vigilantes mantenían el orden a duras penas. En los últimos años las almas habían aumentado considerablemente, todas querían ir a la Tierra. Ellos tenían la responsabilidad de asignar el “quien” y  el “donde” nacería cada una.

De repente sonó una estrepitosa sirena y la puerta se cerró violentamente. Los vigilantes, desconcertados, no entendían que estaba sucediendo. Ni los más antiguos recordaban que aquello hubiera sucedido nunca anteriormente.

Las almas empezaron a inquietarse por no poder atravesar el portal y nacer. La primera de la fila era un alma negra, delgada y pequeñita en exceso, sin casi brillo y más trasparente de lo normal.

Un mensajero trajo una misiva desde lo alto y se la entregó al jefe de los guardianes. Tembloroso al ver el sello que distinguía al más importante órgano de gestión de las almas, al todopoderoso, al supremo, la abrió. Cuando terminó de leerla dijo a un subalterno: 


—Tráeme a esa alma negra, ella no puede pasar por esa puerta.

Cuando el guardián puso ante él a aquella alma temblorosa, el jefe ordenó a todos los presentes que se arrodillaran para honrarla y a continuación hizo él lo mismo. Y dijo:

—Tu eres un alma única entre millones. Cada cinco mil años nace un ser humano en La Tierra capaz de convertir todos sus deseos en realidad. Pero nosotros no podemos decidir donde nacerás o quien serás, no somos dignos. Debes pasar por el portal del Destino para cumplir con la ley del libre albedrío.

El alma no entendía  que estaba pasando pero siguió las indicaciones del jefe de guardianes. Atravesó la puerta del Destino y nació en La Tierra.

Aquella noche calurosa había nacido su hijo. Era el cuarto de sus vástagos pero no tenía hermanos: todos habían muerto ya.

—¡Pobre hijo mío! —decía su madre entra lágrimas— ¿Cómo te alimentaré si mis pechos están secos?. ¿Cómo sobrevivirás en este páramo desierto donde todo alimento se terminó hace semanas junto a nuestra esperanza?. Si Allâh quisiera que lloviera.

Estamos en Somalia, año 2011. La hambruna se ceba con millones de personas. La mortandad de niños menores de un año asciende por la desnutrición. El Destino quiso que aquella alma negra naciera aquí y fuera uno de esos niños que no llegaran a cumplir un año... o quizás sí. 

13 comentarios:

  1. Ibso: Es verdad que, la historia no se ajusta la lo que se nos pide esta semana. Pero a mi me ha gustado mucho,amigo. Tus entradas són siempre diferentes y muy imaginativas. Las almas sí que són bién presentes
    Recibe todo mi cariño que es mucho

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha encantado esa historia. Creo que se adapta perfectamente al tema. Es la creación de un alma nueva, que con toda su energía puede realizar cosas inimaginables. Creo que podría ser el principio de una novela. Estupendo.

    ResponderEliminar
  3. No sé si se adapta o no, pero el relato me ha gustado.

    ResponderEliminar
  4. A veces no nos es fácil adaptarnos a lo que se nos pide, pero lo importante es participar. Y entre nosotr@s, yo así lo creo... Somos siempre l@s mism@s, así que creo que, aunque hay que tomar las reglas, también se pueden saltar de forma escepcional y nadie molestarse.
    Un beso enorme. El texto no es tan dispar.

    ResponderEliminar
  5. Un relato con mensaje que debemos saber leer.

    ResponderEliminar
  6. Un texto profundo. Ojala pudiese acabarse el hambre en el mundo con solo desearlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Serían mis deseos cumplidos: ver cumplidos tus utópicos deseos... aunque la realidad los hace ver inalcanzables, pero siendo posibles, no debemos dejar de desearlos jamás!
    Un abrazo de gran afecto y estrellas.

    ResponderEliminar
  8. Una visión distinta, una visión nueva. Renovada, reencarnada, renacida?
    Ojalá exista la purificación de las almas a través de las diferentes vidas, de las que muchas hablan y en la que muchos creen, para que el hombre aprenda algún día...
    besos

    ResponderEliminar
  9. Muy original tu relato y lleno de esperanza, quién sabe si esa alma pueda cambiar algo de nuestra sociedad tan egoista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Leyendo me han venido ganas de cerrar los ojos y pedir un deseo... ¿quién sabe?
    Más allá de si está o no en tema, creo que es un muy buen relato, te felicito ibso!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ?Será el azar el que rige y determina el destino de cada alma?...me quedo pensando...
    Buena manera de narrar la historia desde distintas ópticas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me gusta el juego de tiempos que haces..una fantástica historia del destino de algunas almas..de las vidas, de las muertes y de la suerte...bss

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...