viernes, 8 de septiembre de 2017

Relatos jueveros: Héroes, Heroínas y Similares

Re-edito un texto que habla de un héroe diferente, pero que al fin y al cabo, arriesga su vida por salvar vidas humanas.

Y lo dedico al pueblo mexicano, que acaba de sufrir el terremoto más violento en 100 años. Mis condolencias por los muertos y heridos, deseando que pronto puedan recuperarse de esta tragedia.



Los olores de la vida

El vuelo había sido largo, pero no hubo tiempo para descansar. Nada más salir del avión me había dirigido junto al jefe Hidalgo al lugar de trabajo. Encontramos todo patas arriba y ya llevaba más de 12 horas jugando a mi juego favorito. 

Estaba entrenado para estas situaciones y, aunque ya se me consideraban viejo para aquella tarea —estaba casi sordo de un oído a causa de un accidente el año anterior y mi vista ya no era la de otros tiempos— seguía siendo el mejor.

Las ordenes debían ser precisas y claras, la compenetración con Hidalgo debía ser máxima para obtener los resultados que todos estaban esperando.

Había muchas interferencias que dificultaban una concentración adecuada pero en todos estos años me habían enseñado a centrarme en el objetivo, debía buscar los indicios y seguir la pista hasta que mi sentido más desarrollado detectara las huellas de la vida. A veces era orín o defecaciones recientes, otras sudor o sangre.

Estábamos a punto de tomarnos un descanso (el juego había sido agotador), cuando Hidalgo me condujo hasta aquella mole de escombros y me dijo:

—¡Uno más Salva! Puede que esta vez tengamos suerte —y me indico la dirección más segura, un hueco estrecho por el que solo alguien pequeño como yo podía entrar.

Siempre era peligroso, mis numerosas cicatrices lo atestiguaban.

Encontré un indicio débil, orín reciente, y me esforcé por no perderlo entre el humo y el hedor a carne en descomposición. El hueco era inestable y cuando se desprendieron algunos cascotes Hidalgo me ordenó salir. Desobedecí la orden, sabía que eso significaría una reprimenda o un castigo peor, pero el sonido había sido claro y estaba muy cerca: un llanto. El olor a orín se mezcló con otro inconfundible y que solo perduraba durante escasos minutos: chocolate. La excitación me desbordaba.

—Puede que aún no sea demasiado tarde —me dije. La idea me dio fuerzas y seguí adelante.

Las órdenes de Hidalgo se habían convertido en gritos e insultos:

—¡Maldita sea Salva, sal ahora mismo de ahí! Esto se puede venir abajo en un momento.

Seguía sin hacer caso, al fin y al cabo estaba medio sordo.

De pronto quedé paralizado por la alegría. Allí, a escasos metros pude ver una mano, pequeñita y... SE MOVÍA. Comenzé a dar gritos como un loco, esa era la señal para Hidalgo. Para mí el juego había terminado por hoy y por fin había sido un final feliz.

Ese día, los noticiarios de medio mundo se hicieron eco de la noticia: ... después de cinco días de infructuosa búsqueda de supervivientes del gran terremoto que sufrió el país, hoy, el equipo de rescatadores de La Guardia Civil Española formada por el Capitán Hidalgo y su fiel compañero, el perro Pastor Alemán Salva, han encontrado milagrosamente con vida a una niña de tan solo cinco años...
Safe Creative #1102118474373

Imágen: Charco azul. Cabildo Insular de El Hierro. http://www.elhierro.es/index.php?item=00100040

20 comentarios:

  1. Qué emotiva historia! En las grandes tragedias siempre nós acordamos de estos invaluables héroes de cuatro patas que se destacan por su valor, merecen este homenaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Preciosa historia y precioso homenaje a los héroes , ya sean personas o animales como en este caso .
    Y por supuesto solidaridad al pueblo Mexicano .
    Un abrazo feliz noche.

    ResponderEliminar
  3. Mi solidaridad con el pueblo mexicano y mis deseos de que ocurran mas rescates como el de tu historia. Me ha resultado genial que sea Salva el que cuente la historia en primera ¿persona?. Unos abrazos

    ResponderEliminar
  4. Incluso en las historietas, hay superheroes que son animales con poderes, que hacen hazañas, son tan valientes como los heroes con apariencia humana, tan capaces de proteger a otros.
    Y proteger a otros es lo que hacen estos nobles animales, que tanto ayudan a otros.
    Gran hazaña la de Salva.
    Que bien contado.
    Una buena historia para tu jueves.

    ResponderEliminar
  5. Consoladora narración.
    Astrológicamente hablando del terremoto, podría estar relacionado con el pasado eclipse de sol, pero da lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Emotiva historia y tan real, gracias a estos pequeños (o grandes) héroes es posible actos como el que tan bien nos has narrado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Una historia muy entrañable...a veces es poco el reconocimiento para este tipo de actuaciones...

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ibso!!!, entre terremoto y ciclones, están devastadas 150 y pico comunidades el sur del país. Millones de personas afectadas, favorablemente no hay tantos muertos como pudo haber sido.
    Yo no puedo con tanta tristeza, me ha tomado estar en un huracán y sé comí estarán por allá mus hermanos del sur. Sin embargo la solidaridad del resto del país ya les está llegando desde ayer. Nos han servido mucho las desgracias para ser mucho más rápidos en la respuesta solidaria.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *Me ha tocado estar.
      Sé como estarán mis hermanos.
      Disculpa, las lágrimas no me dejaron ver lo que escribía. Gracias por estar tan cerca. Eres un sol. Te adoro.

      Eliminar
    2. Espero que tú y los tuyos estén bien.
      Un abrazo grande y mucho ánimo.

      Eliminar
  9. Me encantó! es esperanzador, emociona hasta las lágrimas
    Abrazo sensible anfitriona!

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito y emotivo relato como colofón de la convocatoria. Me parece admirable la labor que hacen estos animales y sus adiestradores. La historia nos transmite que la esperanza no hay que perderla en ningún momento pues siempre hay personas ( y animales) dispuestos a arriesgar su vida por los demás.
    Me ha gustado mucho!
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Me llega a lo más hondo esta historia. Es impagable la solidaridad. Es tan hermoso como aleccionador y emocionante.
    Mi pésame para las familias de los fallecidos y el deseo que los heridos sanen pronto y bien. Que reciban toda la ayuda posible y urgente, ya deben estar reciviéndolas...

    Un fuerte abrazo desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  12. Verdaderamente emocionante.
    Me hizo gracia que el guardia se apellidara Hidalgo. ¿Sabes que el cura Hidalgo fue un héroe de la independencia mexicana?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola de nuevoy ibso , un relato magnifico te enganchado desde la primera linea , bien por salva y su buen olfato , mi más sincero pésame a todas las personas y su familiares por tan terrible trajedia del pueblo Mexicano . Saludos de flor .

    ResponderEliminar
  14. Buena historia con final feliz, y de heroe diferente a otros textos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado tu relato, emocionante, amigo Ibso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Una historia conmovedora que me ha encantado leer. Esperanzadora dentro del dolor que implica. Un fuerte abrazo en días donde la naturaleza muestra su peor cara enviando tremendos mensajes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Precioso homenaje 💜 No me esperaba que Salva fuera un perro, y ese detalle me encantó. Con ganas de leer más Relatos Jueveros, ¡y gracias por ser anfitrión en éste!
    Un besazo

    ResponderEliminar